Una vida sin propósito… y el Ikigai

Antes de comenzar con esta reflexión, quiero que sepas que mi intención no es venderte nada. 

Algunas guías son buenas, pero lo más importante es que nunca te desconectes de ti mismo y sigas a ciegas lo que alguien, un libro, un folleto, o lo que sea, te diga que hagas.

En resumen: nunca tragues entero. Las verdaderas respuestas están dentro de ti mismo.

Reflexión:

¿A veces la angustia te sorprende, o simplemente sientes un vacío que se va tornando angustioso? 

¡Qué va! Ahí está alguien de tu familia y te pones a charlar, te tomas unas fotitos para el facebook… pronto estarás sumido en el trabajo y todo pasará… 

De vez en cuando vuelve a aparecer ese llamado interior, como si algo no estuviera bien… ¡Pero qué va! sales corriendo a ver alguna serie en Netflix, a facebookear un rato…

¡Lo que sea, con tal de no hablar contigo mismo! 

Eso en el mejor de los casos, en otras ocasiones buscas culpar a alguien por cualquier motivo y comenzar una discusión. 

Los años pasan y las “obligaciones” siempre tienen que estar presentes para no escucharte, si no están, simplemente te las inventas y buscas alocadamente crear distracciones. 

De pronto sucede algo “malo” a tu alrededor y esa vacío tal vez haga que se magnifique el acontecimiento… y de pronto puedes escuchar algo en tu interior.

¡Pero qué va! Hay que salir corriendo a buscar ayuda: algún amigo, los hijos, los nietos, la pareja, alguna secta, lo que sea… con tal de no navegar en ese “vacío”.

Los años siguen pasando y ha llegado el momento de tu muerte… ¿qué pasará en ese momento? porque seguramente ahí no podrás crear una nueva obligación, y tu familia, tus amigos… lo más probable es que no te puedan acompañar, así como tampoco han podido comer por ti, bañarse por ti, entre otras cosas durante toda tu vida. Y entonces… ¡Llegaste al final del viaje!

¿Será que en ese momento podrás mirar atrás, y luego de ver la ilusión de los momentos emotivos que viviste, te dejarás caer libremente por ese vacío angustioso y no sentirlo como tal, gracias a que en algún momento de esa vida que queda atrás hablaste contigo mismo y realmente le diste un propósito a tu vida? 

Ojalá que podamos hacerlo. Pienso que tal vez algunos podamos vivir la respuesta encontrando nuestro propósito en la vida.

Foto de Pixabay en Pexels

Encontrar tu propósito de eso se trata el Ikigai:

«En japonés, ikigai se usa en varios contextos y es aplicable tanto a los detalles de la vida cotidiana como a los grandes objetivos y logros. Es un término tan común que la gente lo utiliza habitualmente bastante a la ligera, sin ser consciente de su especial significado. Lo más importante es que, para tener ikigai , no es necesario el éxito profesional. En este aspecto es un concepto muy democrático, celebra la diversidad de la vida. Cierto que tener ikigai puede conducir al éxito, pero este no es una condición indispensable para aquel. El ikigai está al alcance de todos». Extracto tomado del libro: Ikigai Esencial. Ken Mogi. La sabiduría milenaria japonesa que dará sentido a cada día de tu vida

Comparte en tus redes sociales.

shloren

Comunicadora Social y Diseñadora 3D. Me apasiona la investigación de diferentes temas. Las tecnologías disruptivas y los proyectos que contribuyen a los cambios positivos para nuestro medio ambiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *